Carta de agradecimiento de Katherine Maher, Directora Ejecutiva de la Fundación Wikipedia

From Meta, a Wikimedia project coordination wiki
Jump to navigation Jump to search

Imagen inicialmente publicada en blog post original blog en Diff, bajo CC-by-sa-3.0. 16 de abril de 2021, por Katherine Maher

Fotografía tomada durante la 'WikiConference India 2016' o WCI2016. Se llevó a cabo en 'Chandigarh Group of Colleges' (CGC), Landran, Mohali el 5, 6 y 7 de agosto de 2016. Alrededor de 200 wikipedistas de India, Bangladesh, Srilanka y EEUU participaron en los tres días del evento.
Katherine Maher Dances con bailarines Punjabi – Ceremonia Inaugural– Wiki Conference India

Hola amigos, compañeros Wikimedistas,

Ha sido un placer para mí, y la alegría de mi vida, ser parte de este movimiento junto a vosotros durante los últimos 7 años. [1] Llegué al Movimiento Wikipedia como una creyente de la cultura libre, los recursos abiertos y el libre conocimiento. Dejo mi trabajo en la fundación sabiendo que el Movimiento Wikipedia representa esas cosas y algo incluso más grande.

Ser un Wikimedista es abrazar la curiosidad humana, la falibilidad, generosidad e irascibilidad. Es mirar a través de un mundo que nos dicen que está dividido por fronteras arbitrarias, conquistas lingüísticas, miedo a lo desconocido, y sin embargo, ver nuestros intereses comunes. Es saber que somos imperfectos, narradores poco confiables, y creer que el mejor remedio a nuestros defectos intrínsecos es juntar nuestras debilidades individuales con nuestras fortalezas colectivas.

En la primavera de 2016, compartía una pizza en Berlín con Christophe Henner (nuestro entonces futuro, ahora ex Presidente de la Junta). Asistíamos a la Conferencia Wikipedia un mes después de haber tomado el cargo de Directora Ejecutiva, y acababa de terminar un desafiante día de reuniones plenarias que nos unieron como comunidad en catarsis. Christophe era el candidato de la Fundación Wikipedia para el directorio, y me preguntó "¿Para qué estamos aquí?

Yo no sabía qué quería que le respondiera, así que le dije lo que pensaba "Estamos aquí para hacer un mundo mejor". Fue una respuesta cliché, pero sincera. Él se rio y se reclinó en la silla. "Sí."

Esto es lo que siempre leí entre líneas. "Imaginar un mundo en el que cada ser humano es libre de compartir libremente la suma de todos los conocimientos". Esto es una ambición espectacular, inspiradora y aspiracional, pero también con falta de crítica. En los pasados 7 años, he imaginado este mundo cada día. Y cada día, me he preguntado a mi misma, ¿por qué?, ¿por qué es importante esta visión del conocimiento?, ¿qué pasa luego?, ¿qué cambios hemos logrado en el mundo?

Incluso después de que me vaya, me seguiré preguntando esto. Y si ustedes siguen trabajando aquí, como colegas, contribuidores o como voluntarios, les pido a ustedes que también se pregunten, con todo lo que hacen, todo lo que contribuyen y todo lo que construyen, ¿Qué estamos haciendo aquí?, ¿Nuestros valores, nuestras estructuras, nuestras prácticas y nuestros constructos, sirven a nuestro propósito? y ¿Cómo nos aseguramos de que se mantengan vivos y vitales como nuestro proyecto y visión?

El ex-presidente de Wikimedia Chile, Marco Correa, diría "El conocimiento puede ser neutral, nuestras acciones no". Siempre lo entendí en el sentido que nuestro proyecto se esfuerzan en servir al conocimiento más preciso, verificable y neutral posible, pero nuestro movimiento jamás ha sido imparcial. Siempre hemos defendido con orgullo un conjunto de valores: la libertad de investigación, expresión y reunión, el derecho a la privacidad y la memoria, y el valor fundamental y la dignidad de todo ser humano. Los hemos defendido bajo coacción y debemos seguir haciéndolo.

No debemos perder nunca de vista que lo primordial es crear conocimiento libre. Siempre me ha asombrado la miríada de motivaciones que trae a la gente a este movimiento. Hay gente que escribe en su lenguaje para el futuro, que se identifica con la consciencia pública y usa nuestros proyectos para luchar contra la injusticia histórica. Hay gente que edita la Wikipedia como un acto de autodeterminación por sí mismo en lugares donde la información se usa para suprimir al individuo.

Si nos permitimos creer que somos sencillamente una enciclopedia libre, nos arriesgamos a perder la perspectiva de nuestro trabajo. El conocimiento siempre ha sido una herramienta de poder, mucha riqueza y grandes imperios han sido construidos con su servicio, y se han cometido grandes injusticias en su nombre. La idea de liberar el conocimiento del poder, separándolo de la riqueza, y colocando su construcción, utilidad y valor en manos de cada persona en el planeta es fundamentalmente radical.

Wikimedia en sí misma es un acto radical. Es un verbo, una acción constante de interrogación, revisión y evolución. Es un volcado de historia, desafía el estado quo. Es la confianza para preguntarnos a nosotros mismos por qué creemos lo que creemos, y si nuestro conocimiento puede cambiar en el futuro. Es la convicción para defender nuestros valores contra la presión y amenaza, mientras debatimos robustamente entre nosotros si esos valores continúan sirviendo al mundo. Es la humildad para cooperar, colaborar y aprender de otros.

Alguien me preguntó el otro día, “¿Cuál es el reto más grande al que se enfrenta Wikimedia?” Mi respuesta fue la misma que en mi primer día. Nuestro reto más grande somos nosotros mismos. Nuestro éxito, nuestra complejidad, nuestra medida, parece fácil creer que duraremos para siempre en nuestro momento actual, como sitio web más que un movimiento global, o para aceptar que nuestros nudos son demasiado nudosos para deshacerlos correctamente. Es a menudo más fácil, y más cómodo, nadar en los remolinos de la evolución incremental en lugar de afrontar la urgencia del cambio colectivo.

Pero llevamos a cabo nuestra misión contra viento y marea y es esencial que tengamos claros los riesgos y las oportunidades. Están los retos de competición y escasez: operamos en uno de los sectores más fuertemente capitalizados y competitivos en la historia de civilización (la tecnología digital), comerciamos con uno de los más valiosos (¡todavía sin rival!) activos de humanidad (conocimiento), aspiramos a servir al conjunto mundial con equidad, a pesar de todas las formas en qué el propio mundo se construye a sí mismo barreras implícitas y explícitas contra este objetivo.

Hay también oportunidades, que son por sí mismas una forma de reto. Vemos más personas conectadas alrededor del globo, más comunidades en búsqueda de conocimiento, más lenguas representadas, más necesidad de conocimiento general fidedigno, y más agudo, cuestiones más urgentes de poder, representación y acción. Vemos un aumento en el aprecio del el valor del conocimiento en la sociedad, y en la importancia de facilitar el llegar a un acuerdo incluso en el más contencioso de los asuntos. Lo que hagamos de todos estos momentos depende de nosotros.

Si nos vamos a encontrar con estos momentos, tendremos que encontrar fuerzas nuevas. Tenemos que ser más listos, más intrépidos, sencillamente mejores de lo que nunca hemos sido. Tenemos que ser intransigentes en nuestra generosidad, y firmes en nuestra excelencia. Tenemos que ser más expansivos, abundantes e inclusivos. Tenemos que luchar con las formas en las que hemos fallado anteriormente, incluyendo instrumentalizar la participación y recapitulando cánones exclusivos a expensas de una representación verdaderamente global. Tenemos que valorar nuestra integridad e independencia, a la vez que nuestro entendimiento y nuestra interdependencia.

En años recientes, nuestro movimiento ha empezado a hacer justo esto. Hemos ido reconsiderando nuestra definición de “comunitario” y “colaborador”. Hemos estado cuestionándonos nuestro entendimiento de qué es el conocimiento, cómo está construido, y quién está representado. Hemos presionado por participación y emancipación de zonas geográficas, lenguas y grupos de personas poco representadas. Nos hemos preguntado si los paradigmas enciclopédicos de notabilidad y verificabilidad pueden sostener nuestra misión, crecimiento y pertinencia. Hemos explorando qué partes de nuestro trabajo actual y qué prácticas podrían necesitar evolucionar para que vivamos de manera significativa en nuestra misión cada ser humano.

Hemos estado haciendonos preguntas no solo sobre nuestro conocimiento en el ecosistema de Wikimedia, sino también sobre los medios por los que cumplimos nuestra misión. Siempre hemos estado comprometidos con la arquitectura y el código abiertos, pero esos compromisos han sido pasivos: herramientas comunes, reglas comunes. ¿Qué significa estar activamente abierto? ¿Ir más allá del protocolo a la práctica, del estándar al valor? ¿Cómo nos aseguramos de que nuestra infraestructura técnica y nuestras experiencias permitan la participación, la acción y la propiedad de todos, en todas partes? ¿Cómo pueden nuestros proyectos liderar en privacidad, seguridad y apertura a la luz de su ejemplo?

De una manera muy real, todo esto está en nuestras manos y en manos de cualquiera que quiera participar. Nuestros proyectos no son propiedad de nadie, pero son propiedad de todos. Se editan, en promedio, 350 veces por minuto, lo que representa la oportunidad, en cada momento del día, de ser un trabajo en progreso, de aspirar a mejores versiones de nuestro movimiento, nuestros proyectos, de nosotros mismos. Cambiar en respuesta del mundo que nos rodea. Wikimedia cambia a medida que lo hacemos nosotros, y el cambio es lo que hacemos de él.

Esta es una constante invitación, y obligación, a hacernos y rehacernos. ¿Los valores que nos sirvieron desde nuestro primer día nos obligan a seguirlos en nuestro futuro? ¿Las decisiones que tomamos, como personal, como voluntarios, como líderes de movimientos, como miembros de la comunidad, están al servicio de nuestro propósito? ¿Cómo adaptamos nuestro trabajo al mundo en el que vivimos mientras mantenemos nuestra visión del mundo que buscamos? ¿Hacia qué estamos creciendo? ¿Para qué estamos "aquí"? ¿Cuál es el punto, el propósito del conocimiento libre?

Las respuestas a estas preguntas pueden cambiar, pero la forma en que llegamos a esas respuestas no debería hacerlo. Somos, ante todo, una comunidad, y debemos llegar a nuestras respuestas a través del diálogo y la consulta abiertos. No podemos pasar por alto las partes difíciles, debemos pasar por ellas para construir las partes duraderas. Y la única forma de hacerlo es comprometiéndonos con la coherencia, la comunicación y la continuación de discusiones difíciles como las que surgen a través de la estrategia del movimiento: cuestiones de poder, acción, descentralización y autonomía. Buscando las respuestas a estas preguntas encontraremos las formas en que prosperará nuestro movimiento.

Debemos vernos unos a otros como corresponsables y aliados, encontrando las maneras de estar en desacuerdo y valorando a los demás como personas unidas en nuestra misión. Debemos practicar la compasión, el coraje y la bondad unos con otros y con nosotros mismos, y aceptar la imperfección en el espíritu de la evolución. Como personal de Wikimedia, debemos mostrar respeto a nuestros colegas voluntarios como socios plenos. Como voluntarios, debemos devolver el sentimiento al personal de la Fundación y afiliados. Debemos partir el pan juntos, resolver problemas juntos y vernos como iguales.

Ser un Wikimedista es depositar tu fe en la buena voluntad de personas que nunca has conocido. Es creer en el poder de una idea para conectar una comunidad. Ser un humanista incorregible, sabio por nuestras fallas pero volviendo cada día para hacerlo mejor. No solo buscamos hacer lo radical de hacer que el conocimiento esté disponible gratuitamente, confiamos en que el mundo lo usará bien. Contribuir de buena fe, leernos críticamente cuando sea necesario, donar para seguir adelante y criticarnos cuando esté justificado.

Ponemos nuestra confianza en el mundo y el nos la devuelve a nosotros. Actuamos como administradores, anticipando que nuestro trabajo debe apoyar y mantener el conocimiento libre como un bien público durante las próximas décadas. Seguimos adelante contra adversidades implacables y, de alguna manera, seguimos avanzando. Juntos, nos unimos a nuestro destino, nos unimos a nuestro éxito y fracaso y aceptamos que nuestro progreso es un trabajo en progreso. Creemos que podemos cambiar el mundo, porque ya lo hemos hecho. [2]

Os estoy agradecida a todo el mundo por este tiempo que hemos tenido y las formas en que vuestra pasión, empatía y determinación han expandido mi mundo. He tenido la suerte de hacer amigos para toda la vida con muchos de vosotros y creo que todavía quedan muchas amistades por delante. Y, aunque dejo la Fundación, no dejo el movimiento.

Somos muy afortunados de vivir en la gloriosa fiesta nómada de Wikimedia. Me ha enseñado que rara vez hay un adiós, solo un hasta que nos volvemos a encontrar.

¡Nos vemos en las wikis!

Katherine

  1. Por supuesto, ha habido momentos de agotamiento, exasperación y tristezas, pero no son los que están presentes ahora. Y, de todas formas, son enteramente sobrepasados por los abundantes momentos de felicidad.
  2. Y al final del día de hoy, ¡este es oficialmente solo otro ensayo de Wikimedia! YMMV. ¡Gracias por leer!